12 meses sin smartphone

Escrito por Emmanuel Orozco el 11 junio , 2016

Hace no mucho tiempo; terminé mi experimiento de no tener celular por un año.

Aprendí mucho.

Estas eran algunas cosas que no podía hacer.

  • Pedir un uber.
  • Mandar mi ubicacion en whats
  • “Ligar” en Tinder
  • Mandar un dinero por mi celular.

La gente usualmente se sorprendía de mi respuesta.

– No uso smartphone.

Usualmente me respondían:

+ Que?! Pero eres informático. Tienes que usar celular. Que tal si sucede una emergencia?

La oración “tienes que usar celular” es la que me sorprende.

Publicidad muy ingeniosa y un toque de modernismo es lo que nos han hecho creer que un smartphone es necesario.

Tengo que respirar, socializar, comer, tomar agua. No tengo que usar celular.

Algo que he aprendido, es que no hay tal cosa como una emergencia. El 99% de las ocasiones, la “emergencia” es una persona con una tarea mal planeada, pidiendo respuesta a otro mal planeador.

Y aprendí alguna que otra cosa en este experimento:

  • Google Maps es mas aburrido que preguntar fisicamente como llegar a un lugar.
  • Tinder es una estupides. De esas estupideces mayusculas. Te quieres enamorar? Bien. Sal y conoce gente. No des swipes aleatorios en una pantalla.
  • Evitar ser contactado por clientes por una ´emergencia´ que no es emergencia.
  • No tener esas discusiones estilo: ´es que me dejo en visto´, su última conexión fue a las 22:32 y me dijo que se fue a dormir a la 21:00.
  • Tomar una bicicleta para llegar a mi destino en lugar de comodamente pedir un Uber.

No me mal interpretes. La tecnología es genial. Mi trabajo es hacer tecnología para comer todos los días.

La tecnología puede salvar vidas, permitiendo a un doctor controlar a un robot del otro lado del planeta para realizar una compleja operación a la mitad del Amazonas.

La tecnología puede dar la habilidad de escuchar a personas sordas a través de microimpulsos eléctricos en la espalda.

La tecnología puede ayudar a conectarte en cuestión de microsegundos con cualquier persona a otro lado del planeta.

Usar esta ayuda para hacer apps como Tinder o Snapchat, aparte de estupido, me parece que es malgastar valiosos recursos intelectuales y económicos; en ideas burdas que no aportan nada al crecimiento intelectual de las personas.

Mi fiel Nokia 1200 me acompañó en las verdaderas emergencias.

Al término del experimento; aprendí que es mucho más importante compartir  una cerveza, mirarte a los ojos mientras me cuentas tu última aventura por el Amazonas y te responda: “Que chingon.”; que dar likes a a memes en Facebook y decir “que cagado”.

Te invito muchisimo a intentar este experimento.

Probablemente necesites el celular.

Probablemente no.

Pero te prometo que vas a aprender cosas nuevas.


Que opinas?