Cuando no sabes cual es tu pasion

Escrito por Emmanuel Orozco el 5 julio , 2015

A mi me encanta la música.

Me gusta que los demás disfruten la música conmigo.

Aprendí solfeo desde los 5 años.

Tengo la guitarra mas hermosa y elegante que puede existir en el mundo.

Pero no es mi pasion.

Como lo se?

Por que no respiro música.

No siento ese llamado invisible a dedicar mi cuerpo a la música por mucho tiempo de mi vida.

-“Llamado invisible? Pinche loco” . Probablemente estés pensando.

Si, llamado invisible. Existe.

Dame una oportunidad de explicarte.

Cuando era niño, era de esos niños que su mamá manda a hacer muchas actividades.

No era raro que un mes estuviera tomando un curso de inglés y al siguiente un deporte no ordinario.

Pero a los 7 años me presentaron algo en mi vida que me dio una curiosidad insaciable.

Computadoras.

Podía estar 10 horas estando armando, investigando y echando a perder computadoras.

• Nadie me pagaba dinero por estar investigando.
• No tenía un jodido jefe que me dijera que tenía que entraba a las 9 de la mañana para descubrir qué pasaba si conectaba una fuente de 220 Voltios a una tarjeta madre de 110.
• Me reía estúpidamente cuando averigua que era mala idea abrir 50 ventanas simultáneamente en windows XP.
• No me molestaba el término ‘geek’, ñoño’, ‘nerd’. Al contrario, lo veía como un halago moderado.

Esa es la fuerza invisible de la que te hablo.

Cuando niños nos importa un carajo si no deja dinero, si es mal visto socialmente, si no es ‘cool’.

Solamente lo hacemos, lo disfrutamos y punto.

Lo que pasa a veces es la sociedad opaca esa fuerza invisible con dogmas estúpidos estilo:

• “Te vas a morir de hambre”
• “Eso solo lo hacen los vagos”
• “Eso no te va a alcanzar para tu crédito del Infonavit”

Y así, no sabes como, pero terminas confundido y frustrado.

La famosa ‘Pasión en la vida’ se transforma en tu obligación en la vida.

Hace un tiempo no muy lejano, olvide completamente todo esto que te estoy escribiendo. Me decía que ‘no sabia’ cual era mi pasión.

Si lo sabia, solo que a veces se nos olvida.

Lo que hice para recordarlo fue lo siguiente:

Tomar 2 minutos y pensar, cuando eras niño:

-Que era eso que podías hacer 12 horas y nunca cansarte?
-Que te encantaba aprender en la primaria?
-De que te gustaba hablar en clases y con amigos?

Si te acuerdas, solo necesitas hacer bien memoria. Apaga ese pinche Whatsapp. No importa cuando quede el partido de México.

Date 5 minutos para ti.

Y si… le hablo a ese futbolista que llevas dentro. O a esa bailarina contemporánea que batalla porque su traje psicológico de oficinista no encaja. Quizá a ese futuro pintor-abogado que está indeciso de cambiar carreras.

Pero no me escuches ami.

Escucha a tu cuerpo cuando te lo pida.


Que opinas?