Diplomacia

Escrito por Emmanuel Orozco el 20 febrero , 2016

Hoy entendí uno de los ejes de la comunicación humana.

Empatía.

Mi autobus salía a las 8:20.

Eran 8:35 y no había señales del mismo.

Tenia 2 opciones;

a) Reaccionar como una persona promedio (gritar y exigir).

b) Ser un diplomático de alto nivel.

La opción a es mas fácil. Quejarme en taquillas. Mentar madres. Mencionar que por eso “estamos como estamos”. Desquitar mi enojo con un empleado que no tiene nada que ver con la calidad del servicio. Exigir desmedidamente.

La opción B es mucho mas elegante.

-Hola señorita, puedo hablar con su supervisor?

No gano nada con hablar con la señorita taquillista. Su labor es distinta a coordinar la logística de la empresa.

El supervisor sale a mi encuentro. Parece estrenado. 

-Hola Juan (ligera sonrisa). (su nombre escrito en su tag de la camisa) Buenas noches. Tenemos un problema con un autobús. No funciona. Me gustaría que cambies mi pasaje a otro autobús o que uses tus influencias para solucionar el retraso.

Acabo de darle a Juan un problema,  2 soluciones y una sonrisa.

Juan no puede hacer nada mas que asentir y brindarme una inmediata solución.

Juan se dirige al anden donde salía nuestro viaje. 20 personas comienzan a gritar desmedidamente. Las entiendo muy bien. Pero no es la manera.

Juan se estresa. Juan comienza a defender su postura.

Juan ya no brinda soluciones, brinda excusas.

Allí fue donde descubrí el gran problema diplomático que tenemos la mayoría de las personas.

No me queda nada mas que pedir en voz alta:

-Chicos.. Chicos.. Dejemos solucionar el problema a Juan. Su función es ayudarnos.

Silencio sepulcral.

140 segundos después teníamos resuelto el problema. Un autobús y una bebida de cortesía para todos.

¿Que les parece que la próxima vez que tengamos  un problema; respiramos hondo, Pensamos una solución elegante. Ejecutamos y esperamos resultados.

No seas normal.

No te enojes.

Afrontemos la cotidianidad como una persona de alto nivel.

Con una sonrisa.

Con elegancia.

Con diplomacia.


Que opinas?